Razonar y decidir en la sociedad patriarcal

Etiquetas

,

1387790640_676437_1388082067_noticia_normal

Esther Pineda G
estherpinedag@gmail.com

Aquello que nos diferencia de otras especies de seres vivientes, aquello que constituye nuestra condición humana es la capacidad de razonar, <>, como condición que permite la comprensión del mundo externo, de la realidad experimentada, de la situación propia en un determinado tiempo-espacio, con lo cual se hace posible la consolidación de individuos autárquicos por medio de la capacidad de acción y decisión.

Sin embargo, históricamente a las mujeres les ha sido negada la posibilidad de hacer ese “uso público de la razón propia” promovido por Immanuel Kant (1784) y de la libertad de acción y decisión a esta asociada; una muestra de ello serán los aún persistentes condicionamientos, restricciones y sanciones impuestas al cuerpo de las mujeres, manifiesta fundamentalmente en el ejercicio de su sexualidad y las decisiones en torno a su reproducción.

A lo largo del proceso histórico social, la razón y la toma de decisiones se han definido como hechos propios de la masculinidad, y por descarte necesario, en una sociedad organizada a partir de criterios de antagonía y diferenciación, la irracionalidad, el prejuicio, la subjetividad y el dogmatismo se han erigido como “ser” y “deber ser” de la feminidad, siempre interceptada por el misticismo y la superstición.

La razón, la desconfianza en el mito, el pensamiento, la capacidad de discernimiento, indagación, abstracción, percepción, objetividad y escepticismo ha sido arbitrariamente atribuida a los hombres, definidos como hacedores de cultura, ideas, palabras y conceptos, escaladores hermenéuticos, viajeros en la abstracción, pero además, decisores por excelencia de los grandes fenómenos que constituyen e influyen en la vida de todo el colectivo social; y donde, por oposición el escenario adjudicado a las mujeres será la fe, la renuncia al pensamiento, la creencia y aceptación sin cuestionamiento de las decisiones por esos hombres tomadas, -incluso aquellas que conciernen a su vida y su cuerpo-, hecho por el cual, de acuerdo al pensamiento patriarcal, el lugar de las mujeres, en definitiva, ha de ser la intrascendencia.

No obstante, esta proclamada incapacidad de la mujer para percibir la realidad exterior, de comprensión de los fenómenos, de realización de todo objeto de conciencia: pensar, dudar, querer, imaginar (Descartes, 1642), y por tanto, decidir, será legitimada por la negación socio-cultural del uso público de la razón en la mujer, mediante la puesta en práctica de un poder coactivo sobre su derecho a decidir, pues, el pensamiento y la acción de las mujeres, se concibe como una agresión a la masculinidad hegemónica, como un intento de acceder al conocimiento y escenarios de acción y decisión, proveedores de status y privilegios arbitrariamente monopolizado por el patriarcado.

Este poder coactivo, condenador de la mujer al <> y a la <>, se ejercerá a través de los distintos agentes socializadores, pero principalmente a través de la religión y su educación acusmática, oyente, represiva, castradora, superficial, en donde el “mathesis”, aprender, se organiza en torno al silencio, a la comprensión sin pensamiento, profundización o problematización, como hechos precedentes a la toma de decisión.

De esta forma, y siguiendo el adagio cartesiano “pienso, luego existo”, el <> y por tanto la <> será una afirmación de inexistencia. Por ello, desde la perspectiva patriarcal, la mujer no existe, en cuanto no piensa y no decide sobre su vida, su cuerpo y su reproducción; por tanto, su existencia es un otorgamiento externo de quien piensa y decide por ella.

Anuncios

Homero Simpson: Retrato de un pervertido

Esther Pineda G
Socióloga, Magister en Estudios de la Mujer
estherpinedag@gmail.com

venus de milo de jalea

La serie animada Los Simpsons, creada en 1990, se ha caracterizado por su particular tratamiento y abordaje desde una perspectiva crítica de los diferentes escenarios y polémicas situaciones de la cotidianidad en la sociedad moderna, haciendo uso del relato ilustrado para la puesta en práctica de la sátira y la invectiva; hecho que no sería una excepción en el episodio titulado “Homero el malo”, correspondiente a la sexta temporada estrenada en 1994.

El episodio se inicia con la llegada de una niñera a la casa de los Simpsons, a fin de que Homero Simpson pudiese asistir a la ansiada convención de caramelos, en compañía de su esposa Marge Bouvier. Durante el evento Homero se sentiría como “un niño en una confitería”, quedando deslumbrado por una llamativa venus de milo de jalea -que reposaba sobre un cojín expuesto en una lujosa vidriera- precediendo a robarla y hacer explotar el lugar para evitar su persecución.

Sin embargo, el sustrato del episodio no sería este, la venus de milo de jalea daría paso a todo un marco situacional posterior que llevaría a cuestionar las estructuras relacionales y manifestaciones mediáticas de la actualidad.

Posterior al robo de la venus de milo de jalea, Homero a solicitud de Marge lleva a la niñera a su residencia universitaria, desarrollándose en el trayecto un dialogo que predispondría a la niñera contra Homero Simpson por su característico comportamiento impertinente, grosero e irreflexivo, en definitiva transgresor de las normas de interacción social establecidas.

2f06

Homero: Así que estudiante de postgrado, pueden llegar a la luna pero no pueden hacer que mis zapatos huelan bien
Niñera: ¿Perdón?
Homero: No hay por qué, ¿Puede tomar el volante? Tengo que rascarme dos lugares al mismo tiempo
Niñera: ¡¡¡Déjeme aquí por favor!!!

Pero es a la salida del auto, que homero se percata de que anhelada venus de jalea se encuentra pegada al pantalón de la niñera, procediendo a tomarla, situación inusual que aunada al hecho de encontrarse sola en un auto con un hombre, llevó a la niñera a considerar que se trataba de una situación de acoso sexual.

untitled

Posterior a este hecho se desarrollaría una numerosa protesta de hombres y mujeres enardecidos frente a la casa de los Simpsons, liderada por la niñera agraviada “ese es, es el hombre que me ataco sexualmente”. Sin embargo, esta situación es aprovechada por la serie para realizar una representación exagerada y estereotípica del feminismo, haciendo alarde de una presunta paranoia de las feministas, tendentes a acusar de manera apriorística de acoso sexual y violencia a todo aquel que tenga el más mínimo contacto con ellas.

Niñera: Usted me ataco en el auto
Homero: No fue eso, solo tome una venus de milo de jalea que se le pego en el pantalón
Protestante: Si claro, es la disculpa más vieja que conozco

77929048

homero-acosador

No obstante, el episodio también se presenta como una oportunidad para hacer una crítica al tratamiento dado a situaciones de esta naturaleza por los medios de comunicación y difusión masiva, caracterizados por el tratamiento descontextualizado, exagerado y tergiversador de los hechos sin contar con evidencia o argumentos sólidos con el fin de aumentar la audiencia televisiva.

Este hecho es acertadamente representado en el llamado recibido por Homero Simpson de parte de una de las grandes cadenas televisivas de la ciudad ficticia de Springfield, para ofrecerle la posibilidad del derecho a réplica:

Le habla Diosdado Salinas, del programa El Mero Fondo, conocemos sus problemas y queremos ayudarlo
Homero: Tuve que llevar a la niñera a su casa y vi que se había sentado sobre la venus de milo de jalea y yo la tomé, aaaaay, de solo pensar en esa duuuulce, duuulce figuraaaa, aggggg, quisiera tener otra igual aquí mismo!!!
Diosdado Salinas: Listo Señor Simpson, tenemos lo que queremos.

Sin embargo, como práctica habitual y recurrente de los medios de comunicación, información y difusión masiva, procederían a editar la entrevista, poniendo de manifiesto los datos más comprometedores e invisibilizando cualquier información indicio de la verdad, situación que crearía las condiciones para la explotación mediática del hecho y la promoción del odio colectivo incluso por parte de personas ajena a la situación en cuestión.

Esta noche, en El Mero Fondo: Ella una destacada estudiante universitaria que entregaba su vida a los niños hasta que un degenerado gordo y feo llamado Homero Simpson le dio un curso intensivo de perversión.

Lo último: Homero duerme desnudo en una bolsa de oxigeno que según él le da poderes sexuales!!

homer-sleeps-nude-in-an-oxygen-tent-which-he-believes-gives-him-sexual-powers-3

No conozco a Homero Simpson, jamás he visto a homero Simpson ni he tenido contacto con él pero… (Llanto) perdón, no puedo seguir.
En el foro de rulo: Madres e hijas reunidas por el odio a Homero Simpson

Ahora volvemos con noches de película en Fox: Homero Simpson retrato de un pervertido.

ahora-te-voy-a-tocar-la-jalea

Esta es la hora 57 de nuestra transmisión en vivo desde la residencia Simpson, recuerde que hoy a las 8 tendremos lo más sobresaliente de la vigilancia, incluyendo la operación de la basura y cuando Marge Simpson sacó al gato probablemente porque fue acosado sexualmente según sabemos.

Y ahora los resultados de la encuesta telefónica, 95% de la gente piensa que Homero Simpson es culpable, esto es solo una encuesta televisiva que no tiene vigencia legal a menos que se apruebe la propuesta 304, ojala que así sea.

El cuestionamiento de la situación estaría ausente en todos los medios de comunicación, información y difusión masiva, creando una matriz de opinión capaz de afectar la imagen de Homero frente a sus hijos y esposa, llegando incluso el grupo familiar a poner en duda su inocencia como consecuencia del incisivo y repetido tratamiento mediático de la situación.

La única reflexión al respecto procedería como de costumbre de Lisa Simpson, quien realizaría una fuerte crítica al quehacer de los medios, poniendo en cuestión la ética y la objetividad de los mismos, al afirmar “los medios te han hecho un monstruo porque no quieren saber la verdad, solo les importa entretener”.

Pero la situación, como en todos los episodios de los Simpsons, concluye con un acto resolutivo, el cual en este caso colocaría dos nuevos temas sobre la palestra: el espionaje mediático individual y la inequidad característica del sistema social amparado por un sistema judicial indiferente y exculpatorio.

Willie: Homero, me encanta el video aficionado, y el tuyo es el mejor video aficionado que nunca he visto. Mi pasatiempo es filmar parejas en autos secretamente, no lo había dicho porque en este país todos te dicen degenerado
Lisa: Papá eso te exonera totalmente
Marge: El sistema judicial ya no funciona pero mientras todo el mundo filme así a todo el mundo la justicia prevalecerá.

Reflexiones sobre la sexualidad latinoamericana

Esther Pineda G
Socióloga, Magister en Estudios de la Mujer
estherpinedag@gmail.com

imagesABTUW7V6

La sexualidad, puede definirse como una condición innata y natural de los/as individuos/as presente a lo largo de la vida, intervenida por las nociones y concepciones sobre el sexo, el cuerpo, la identidad sexo-genérica y la preferencia sexo-afectiva, que mantienen las personas en los diversos procesos interactivos en los que se desenvuelven.

No obstante, la sexualidad en América Latina y el Caribe posee unas características y manifestaciones específicas que la diferencian de la sexualidad manifiesta en otras formas organizativas, como la europea y anglosajona, las cuales han intentado imponerse como modelo por excelencia de la sexualidad.

La sexualidad Latinoamericana y Caribeña, se debate entre la moralidad y la amoralidad, lo permitido y lo prohibido, lo criticado y lo realizado, es decir, una organización socio-cultural que promueve e incita al sexo desde todos sus espacios, pero, donde a su vez, este es fuertemente reprimido.

Entendiendo el sexo como una de las múltiples formas en que se materializa la sexualidad, como práctica desde el cuerpo y la genitalidad, para el placer, experimentada individualmente como también entre dos o más personas.

Sin embargo, en América Latina y el Caribe, el sexo individual ha sido concebido como intrascendente, como “no sexo”, como fenómeno adolescente, como compulsión. En nuestras sociedades el sexo se valora solo como sexo en pareja, otras formas de experimentar la sexualidad serán asumidas por parte de sectores conservadores como prácticas desviadas, inmorales, perversas, y donde la diversidad en la preferencia y práctica sexual sigue siendo patologizada.

Ahora, si bien es cierto que en Latinoamérica se han dado cambios y transformaciones en la experiencia de la sexualidad, pues, nociones y prácticas europeas y anglosajonas han logrado penetrar cada vez más la sexualidad Latinoamericana y Caribeña, esta continúa poseyendo rasgos y características tradicionales, es decir, se mantiene como práctica androcéntrica, genitalizada, falocéntrica y coital, como medio y única forma de expresión-manifestación de la sexualidad.

Así mismo, pese a que en América Latina está fuertemente institucionalizada la infidelidad, la cual goza de legitimidad en los grupos de pares, fundamentalmente de los hombres, pero también de las mujeres, encontramos resistencia y cuestionamiento frente a nuevas perspectivas de abordaje de las relaciones sexo-afectivas como el poliamor y las relaciones abiertas.

América Latina con frecuencia se vincula sobre manera la práctica sexual con la catexia o carga afectiva establecida con quien se pretende establecer el encuentro; fundamentalmente las mujeres, producto de los procesos de socialización patriarcal, se debaten entre la decimonónica escisión entre amor y sexo. Muchas mujeres tendrán sexo sin amor, por placer, solo por disfrute, sin embargo, una gran proporción privilegiará el sexo como producto de vinculaciones afectivas, o en todo caso, la vinculación afectiva como un producto y resultado de la práctica sexual.
Esta noción del afecto como producto de la práctica sexual será muy extendida en adolescentes, y que llevará a la iniciación sexual desde el desconocimiento de asuntos relativos al placer y el cuerpo propio, hecho que tendrá como consecuencia un significativo índice de embarazos tempranos no deseados y la proliferación de ETS.

Aunado a ello, otro elemento característico de la sexualidad Latinoamericana y Caribeña será el hecho de que el sexo puede concebirse como una experiencia estética, es decir, estará significativamente vinculado a concepciones de belleza. En este contexto, tendrán mayores posibilidades, solicitudes, e invitaciones a la práctica sexual aquellos/as que se apeguen más a los canon de belleza imperantes, y donde quienes no respondan a los patrones de belleza establecidos estarán con frecuencia más expuestos al rechazo sexual.

No obstante, pese a los múltiples elementos considerados, la cultura y formas organizativas de las sociedades latinoamericanas, se caracterizan por ser sociedades fuertemente sexualizadas, contrario a las realidades de algunos países europeos y asiáticos donde se incrementan a ritmos acelerados los/as Less-sex, o también conocidos como “los sin sexo”, como nueva forma de vivir la sexualidad.

En América Latina y el Caribe, por el contrario, la sexualidad constituye un punto fundamental de la vida, la realidad Latinoamericana y Caribeña se encuentra condicionada por la sexualización de la cotidianidad, se vive la sexualidad y se sexualiza la vida, con independencia de la práctica sexual, fundamentalmente a través del lenguaje, manifiesto en la sexualización de los comentarios, gestos y expresiones, hecho que permite la trivialización de la sexualidad y a través del cual es posible irrumpir en esos espacios donde el sexo ha sido vedado.