Socióloga Esther Pineda G.

estherpinedag@gmail.com

Sin duda, la sociedad occidental se encuentra constituida sobre la base del poder y la opresión consolidada a partir de la superestructura económica que condiciona y define las directrices de la vida de los individuos.

Quiero que te quede claro
que cuando hablo de Babylon
me refiero a algo concreto
no es metáfora atencion
son los muchos y distintos
mecanismos de control
que mantienen a la gente oprimida y en dolor
como racismo, imperialismo, capitalismo, colonialismo
fascismo, jerarquías y una gran cuota de egoísmo.
Alika, 2001/Bonus Track

Estas estructuras concretan y prolongan su dominación a través de la masificación deliberada de mecanismos de control como lo son la esclavitud, la pobreza, la ignorancia, la desigualdad, la invisibilización y la injusticia.

A la educación le están poniendo demasiadas restricciones
a los recursos naturales demasiadas condiciones

Alika, 2005/4

Además de ello, esta organización desigual de la sociedad se consolidaría en un mundo falocrático, sexista y heterodesignado, donde «los hombres han creado el arte y la industria, la ciencia y el comercio, el estado y la religión» (Simmel, 1999: 177). En definitiva, donde todo el complejo normativo-organizativo ha sido masculinizado. No porque las mujeres se negasen a participar en su proceso de construcción, sino porque la posibilidad les ha sido históricamente negada mediante una sistemática exclusión de los medios productivos.

Hay tantos irresponsables que hacen tu vida miserable.
Desperté esta mañana y pude ver a los culpables
en la cima del mundo haciendo sus planes.
No hay justicia ni derechos iguales

Alika, 2005/2

Estos hechos, en su conjunto, lograron constreñir a las mujeres y más específicamente aquellas pertenecientes a los sectores más desposeídos, al adjudicarles arbitrariamente espacios relegados y previamente definidos como «adecuados» por el varón poseedor de los recursos, con lo cual se concretase el monopolio de los espacios para hacer y reproducir la cultura.

Se hace necesaria, entonces, la inserción y apropiación femenina de los espacios productivos históricamente negados, la feminización de lo público, mediante su participación activa en pro de una emancipación que solo es posible lograr desde la lucha en diferentes espacios de resistencia.

Educando una mujer
educarás una nación.
Mujer conciente al frente.
Todos los días revolución
Alika, 2008/12

Una emancipación desde el quehacer práctico de las mujeres, cuya resistencia no consiste solamente en hacer escuchar sus voces sino las voces del mundo, pues sin la desarticulación y crítica de las grandes estructuras e ideologías opresoras no es posible liberar al pueblo y, menos aún, a la mujer debido a que «todo lo que hacemos forma parte de estructuras sociales y está afectado por ellas» (Woolf, 1997: 23).

Un ejemplo de ello será el caso de la resistencia femenina encarnada en la rastawoman latinoamericana Alika, quien desde su propuesta musical rompe con los condicionamientos y redefine lo tradicionalmente concebido como música.

Sin trabajo, sin techo, sin esperanza
no voy a quedarme a ver qué es lo que pasa.
Voy a estar explotando sistemas de sonido,
con palabra poder, hip hop y el micrófono encendido amigo
Alika, 2008/4

No obstante, incluso los escenarios de resistencia han sido socializados por el sistema de opresión, el cual intenta invalidar, mediante restricciones, la promoción y difusión aquellas obras que no se adecúan, aceptan o atentan contra los intereses dominantes.
No los vine a halagar no los viene a adular
Por eso me cuesta tanto hacer mi voz escuchar
Alika, 2008/14

De esta manera, el arte, y más específicamente la música, tradicionalmente han sido trivializadas, experimentada por nosotros(as) como instrumento de placer, inflamadora de los sentidos, como elevación, trance, éxtasis y arrebato, como experiencia apolínea o dionisíaca, con la que «el hombre es estimulado hasta la intensificación máxima de sus capacidades simbólicas» (Nietzsche, 2007:51).

No obstante, la música como fenómeno «pancultural» —presente en todas las sociedades conocidas— variará sus manifestaciones, significaciones y motivaciones, definiéndose según su contexto y modo de producción «en función del complejo entramado de factores históricos y reales» (Woolf, 1997:13).

En América Latina, nuestros procesos políticos, ideológicos y culturales exigirán la ruptura con la jerarquización de los estilos musicales tradicionalmente impuesta y ligada a la ideología de la clase burguesa ociosa. Contrario a ello, la música de nuestro pueblo «se inventa a partir de la toma de conciencia de su situación objetiva» (Canclini, 2001:10).

Esto no es misticismo.
Es realidad que está explotando.
Un ejército despierta alerta.
Una fuente de poder contra el tirano se manifiesta
Alika, 2001/Bonus Track

En nuestras sociedades modernas y, más específicamente, en la propuesta musical de Alika, esta concepción de la música para el placer de las élites ha evolucionado y trascendido de la excitación de los afectos y emociones, para convertirse en un medio de percibir al mundo, de explicarlo y describirlo.

Babilonia la sucia y corrupta.
Puedo ver
tus organizaciones que
simulan defender
la salud de la gente
mienten promover
y en sus laboratorios
crean virus de muerte
gastan millones en fabricar pestes.
Y ahí vas desparramando
toda clase de enfermedad
que en África y América
vas a soltar,
aniquilando a la gente
para robar sus tierras

Alika, 2005/11

La música se redefine, entonces, como un producto histórico, capaz de despertar la conciencia social de los(as) sujetos(as), motivando acciones de cambio materializadas en la revolución; sujetos(as) en busca de que «el arte sea expresión, testimonio, protagonista de los cambios tecnológicos y sociales» (Canclini, 2001:20).

Vine para reedificar
y tu visión del mundo reconsiderar.
Como una leona,
como una campeona
defiendo a mi pueblo que le han quitado la corona.
el Fuego no perdona
mi fe no me abandona.
Discursos simple que a los ricachones incomoda,
los barrios se despiertan
el fuego llegó caliente.
Somos nueva semilla, nacimos independientes.
Poder para la gente.
No estés indiferente
Un pueblo con hambre está enojado y eso se siente
Alika, 2001/Bonus Track

La música baja de su antigua noción espiritualizada y se humaniza, ya no es obra de influencia divina y celestial, deja de ser un producto dogmático. Por el contrario, «el concepto de artista/autor como un tipo de ser social, tocado por el genio, en espera de la inspiración divina al margen de todas las reglas sociales, resulta por tanto ahistórico y limitado» (Woolf, 1997: 26).

La música se concibe como producida por individuos concretos, situada en un contexto político y social, pues «surge de las necesidades e intenciones humanas» (Woolf, 1997: 28), al servicio o como resistencia de intereses y necesidades sociales específicas. La música se desmitifica y se ideologiza, se pone al alcance de todos(as), pues «lo que el autor o artista dice en la obra de arte es, en realidad, la afirmación de un grupo social y su visión del mundo» (Woolf, 1997:143).

Una historia bañada en sangre
de tanto genocidio,
políticas económicas
que conducen al suicidio

Alika, 2008/12

La música también habrá de trascender el lenguaje restrictivo para hablar desde un lenguaje común. Se democratiza y diversifica en su producción, reproducción y alcance, definiéndose como grito de resistencia, como voz del oprimido, del menos escuchado, del acallado por el sistema de opresión, por guerras y hambre, desidia y explotación.

No tienes casa
y los corruptos
no paran de hablar

Alika, 2008/12

Aunque las estructuras sociales de un lugar y un periodo determinados pueden ser complejas, al contener distintas fuerzas sociales e ideologías conflictivas, el autor —como individuo— se encuentra claramente situado y solo puede formular y representar un punto de vista. Incluso en el caso de que el autor (o artista) no esté integrado en una clase concreta, o esté situado en los intersticios de las principales divisiones sociales, seguirá expresando únicamente una perspectiva limitada, determinada por su experiencia (Wolff, 1997: 149).

No soy una muñequita, yo uso mi inteligencia.
Vine a encender el fuego y no a complacer a la audiencia
vendiéndole ilusiones o falsas apariencias.
Vivo la verdad, no solo hablo de ella

Alika, 2008/14

Esta nueva forma de expresión musical tomará en consideración y visibilizará la dimensión histórica, social e individual de las experiencias múltiples de los diversos individuos constituyentes de lo social; nos mostrará realidades divergentes —concretas y específicas— y sociopatías o enfermedades que afectan al complejo societal.

Van forzando por todo el mundo
su falsa bondad.
Con una sonrisa plástica para disimular,
se ríen y hacen fiestas,
les gusta brindar
por lo mucho que ellos tienen
y lo poco que tú tendrás.
De donde sacaste todo eso,
yo voy a preguntarte.
Degradar y explotar vidas
ése es tu arte.
Alika, 2008/12

De esta forma la música cumplirá una función social, la cual será la visibilización y vindicación de la experiencia cotidiana y popular. Buscará sensibilizar, incidir y crear conciencia a partir de la producción, transmisión y difusión de símbolos y significados. Música que pretende trascender del elemento descriptivo, definiéndose como factor de cambio, como promotora de la transformación al denunciar una estructura política y social corrupta, anacrónica y excluyente.

De babylon no soy sirviente,
una cuna de ratas,
una tumba mal oliente.
Les molesta que seamos independientes.
Alika, 2003/3

El artista puede reparar en puntos especialmente sensibles de la vida social; poner de manifiesto aspectos subjetivos e intersubjetivos de las relaciones entre los hombres no percibidos por el objeto científico; provocar experiencias inesperadas y contribuir con sus propios medios a que las personas tomen conciencia sobre las estructuras que los oprimen (Canclini, 2001).

Es tiempo de olvidar
todo lo que nos enseñaron.
Maestros mentirosos, infelices, desgraciados
y lo que dicen presidentes, embajadores, abogados,
legisladores, diputados, militares, jueces y senadores
son hijos bastardos que han destrozado,
saqueado y corrompido
la tierra en la que habitaron
Alika, 2003/3

Arte y música como dialéctica, reflejo de lo real y lo cotidiano, como producto de procesos interactivos y comunicativos, acorde y en respuesta a las condiciones políticas, sociales y económicas de las estructuras y mecanismos que la oprimen; de las cuales se nutre, apropiándose de ellas mediante la crítica, desarticulándolas y resignificándolas.

Bibliografía

  • Canclini, N. (2001). La producción simbólica. Buenos Aires, Siglo Veintiuno Editores.
  • Nietzsche, F. (2007). El nacimiento de la tragedia. Madrid, Alianza Editorial.
  • Simmel, G. (1999). Cultura Femenina. Barcelona, Alba Editorial.
  • Wolff, J. (1997). La producción social del arte. Madrid, Ediciones ISTMO.

Discografía

  • Alika http://www.alika.com.ar/index.php
  • Alika (2001). No dejes que te paren. «Ejército Despierta»/Bonus track.
  • Alika (2003). Sin intermediarios. Tema: «Sin intermediarios»/3.
  • Alika (2005). Razón, meditación, acción. Temas: «Costumbre de matar»/2, «No le des fuerza a babilonia»/4, «El rugido del león»/11.
  • Alika (2008). Edúcate yourself. Temas «América Nativa»/4, «Hermana en el micrófono»/12, «Piden una explicación»/14.

Anuncios